Azulado

Síntesis de Asamblea Informativa del 20 de Diciembre 2019

De acuerdo a lo anunciado por la Comisión Directiva del Sindicato de Luz y Fuerza de Zárate, se realizó una asamblea informativa en la sede de la Central Nuclear Atucha el 20 de diciembre. Difundimos lo expuesto en el último balance de NASA y los interrogantes al respecto.

 

En el transcurso de la misma se remarcó el fuerte ajuste que venimos sufriendo todos los trabajadores del sector energético ante el importante retraso salarial, ya que se calcula que a fin de año la inflación escalará a un valor superior al 57% anual, mientras que los trabajadores del sector de la energía nuclear estarían llegando a sólo percibir un aumento salarial que rondará el 43%, considerando los últimos aumentos acordados.

Ya sabemos que la administración anterior del Gobierno Nacional tomó la decisión de dolarizar las tarifas de los servicios públicos, por lo cual las empresas generadoras de energía, entre las que podemos enumerar a Nucleoeléctrica Argentina S.A., tuvieron ganancias a valor dólar. Mientras los salarios, como es obvio, se siguieron percibiendo en pesos. Dicha política no hizo más que los salarios se retrasen aún en mayor medida con respecto a la inflación, haciendo que se reduzcan a la mitad el impacto en el costo salarial para la empresa, considerando el valor dólar desde el año 2016 a la fecha.

En ese sentido, uno de los temas centrales tratados por los trabajadores  fue la  reiterada e insistente actitud que busca implementar la NASA en la búsqueda de  incumplir con el CCT 51/05 “E”, en  sostener la lógica de retener el pago de los salarios que corresponden a todos los trabajadores, a pretender fraccionar el pago del Bono Anual por Productividad, Antigüedad, Capacitación y Desempeño (BAPACD), no obstante, las reiteradas denuncias y demandas realizadas por nuestra organización sindical.

En ese marco, escuchamos que la empresa estatal NASA sigue manifestando que se encuentra en una crónica crisis económico-financiera, una cuestión que desde nuestra organización sindical jamás pudimos considerar ni creímos, porque en reiteradas oportunidades y por distintos medios pedimos la presentación de los balances para poder analizar los hechos que lo puedan demostrar. Recién con la finalización del mandato del Gobierno Nacional se pudo disponer públicamente.

En ese sentido, se pudieron empezar a considerar pautas generales expuestas en el último balance del año 2018, que nos lleva a aportar un análisis sobre un panorama generalizado de la administración de la Empresa Nucleoeléctrica Argentina S.A.,  y así aportar algunas consideraciones generales sobre el balance al cierre al 31/12/2018 (Ejercicio 25) publicado en el sitio web: http://transparenciaactiva.na-sa.com.ar/estados-contables?cat=35&catn=Finanzas

  1. Lo primero a destacar es el resultado negativo producto de la exposición a la inflación, que el Cuadro de Resultados indica en $ 9.245.495.951 (nueve mil doscientos cuarenta y cinco millones de pesos). Teniendo en cuenta que la situación inflacionaria se viene proyectando desde años anteriores al año 2018 y en forma creciente; y que se proyectará en aumento durante todo el año 2019, se tendría que haber previsto y considerando los datos históricos para la ejecución de políticas económicas –financieras con el fin de evitar tan alta exposición, como la exhibida por el Balance 2018.
  2. Se destacan como ingresos el rubro “otros aportes”, vinculados a actividades financieras por $9.975.831.739 (nueve mil novecientos setenta y cinco millones de pesos) amenguando la baja de fondos que terminó siendo de 532.177.511 (quinientos treinta y dos millones de pesos), que deberá estudiarse en forma particular por el resultado muy significativo del volumen ingresado financieramente.
  3. Mientras se reconocen Ventas por más de $ 12.900 millones de pesos, el costo de compras fue de más de $ 14.000 millones de pesos, con una pérdida bruta de más de 1.145 millones de pesos; que la administración tendría que haber previsionado durante el año, con el fin de evitar la pérdida registrada en el balance 2018. Las perspectivas del cuadro de ventas de energía para el año 2019 deberían ser más auspiciosas y favorables, ya que las centrales nucleares han estado en casi plena productividad durante todo el último  periodo anual.
  4. En el Anexo VI se detallan los gastos de administración, explotación y comercialización, los que suman un poco más de 5.500 millones de pesos, contra un total de gastos de más de 15.885 millones de pesos, representando el gasto en personal de un 34,73%, dónde se consideraría que para el año 2019 el costo salarial estarían en el orden de un porcentaje aún todavía menor.
  5. Si realizamos un cuadro comparativo entre los años 2014 y 2018, podríamos ver que los sueldos y cargas sociales respecto del total de Gastos de Administración, Explotación y Comercialización, crecen entre los años 2014 a 2016. Pero, luego significativamente comienzan a tener una fuerte tendencia descendente hasta la mínima del 34,73% del balance cerrado a fines del 2018, haciendo que se redujeran en un porcentaje superior a un 30 %, comparando con el total de Sueldos y Cargas Sociales del año 2016.
  6. Las amortizaciones por $ 5.900 millones de pesos son elevadas y habría que considerar si están acorde con el patrimonio de la empresa para el recupero de las instalaciones operativas de la empresa. Si el análisis final no llevase a otras conclusiones; el déficit expresado para el año 2018 no sería tal cual lo expresado en el último balance analizado.

Las preguntas que nos hacemos los trabajadores son:

 

 ¿A qué crisis nos enfrentamos? 

 

               ¿El impacto salarial es tan determinante para considerar violar el CCT 51/05 “E”?

 

                                    ¿Quién son los responsables de las pérdidas que los balances están expresando? 

 

¿Cuáles fueron los honorarios que cobraron los miembros del Directorio de NASA que llevaron adelante una gestión que solo dejó trabajadores despedidos, un elevado déficit y que, por último, llevó a la cancelación del desarrollo del Plan Nuclear, durante estos últimos 4 años?

 

¿Son responsables los trabajadores o son responsables los funcionarios del Directorio saliente, de llevarnos a semejante debacle  en la administración de NASA?

 

Es por todo esto, que desde el Sindicato de Luz y Fuerza de Zárate  expresamos la URGENTE necesidad:

  1. De reclamar el efectivo cumplimiento del CCT 51/05 “E”.
  2. De rechazar cualquier intento o propuesta que lleve a la flexibilización de nuestro Convenio Colectivo de Trabajo.
  3. De exigir a Nucleoeléctrica Argentina S. A para que haga efectivo el pago a todos los trabajadores del próximo  BAPACD, en tiempo y forma, ya que es responsabilidad de la empresa previsionar su pago de acuerdo al CCT.
  4. De impulsar ante el Ministerio de Trabajo de la Nación, nuestro derecho irrenunciable a participar en la CRL y Mesa de Acuerdos Paritarios, que como organización de primer grado con personería gremial vigente nos asiste, para representar a los trabajadores del área nuclear en la defensa de nuestros derechos laborales y convencionales.

Asimismo, insistimos en la necesidad de sostener el Plan Nuclear, con Soberanía Energética y concibiendo a la energía como derecho humano, y retomar la actividad del sector nuclear haciendo cumplir la Ley Nº 26.566, sancionada en el año 2009; que declaró de interés nacional las actividades y desarrollo nuclear.

 

No Comments

Leave a Comment