El impuesto al trabajo es un saqueo a nuestros ingresos

El impuesto a las ganancias que se aplica sobre el salario de los trabajadores es confiscatorio, ilegítimo y anticonstitucional.

La Constitución Nacional dice que la remuneración de los trabajadores en relación de dependencia debe ser protegida, y este impuesto al trabajo viola ese principio fundamental de igualdad ante la ley.

El salario nos es ganancia y la sustracción fiscal que sufren nuestros ingresos no hace más que seguir afectando la vida de toda la familia de la clase trabajadora.

El despropósito de los descuentos por este impuesto distorsivo que ocurre mes a mes lleva a cada trabajador y trabajadora a no poder saber con certeza cuál es su sueldo de bolsillo que cobrar mensualmente.

Se trata de una sustracción confiscatoria del salario, porque el Estado Nacional se queda con una parte importante de lo que percibimos por nuestras jornadas de trabajo, llegando a ser en algunos casos en el año la suma equivalente a varios sueldos.

Un impuesto a las ganancias que originalmente fue creado para alcanzar solamente a los niveles gerenciales de las empresas, se ha distorsionado de tal manera, que hoy afecta a la gran mayoría de la fuerza laboral de nuestro país.

La Ley del Impuesto a las Ganancias (Ley 20.628) nació para evitar la evasión fiscal de los empresarios que trataban de evadir sus ganancias y buscaban disimularlas haciéndolas pasar como remuneraciones mensuales propias.

Evidentemente, con el tiempo este principio se fue degradando y su ampliación derivó en la actual situación que, en muchos casos, tiene características confiscatorias.

Resulta inevitable saldar esta deuda pendiente con una inmensa cantidad de trabajadores que se encuentran alcanzados por este injusto descuento.

En esa misma lógica, no podemos dejar de remarcar que resulta completamente inaceptable que también lo sufran los jubilados y pensionados, que aportaron durante décadas, para que aún hoy  el Estado Nacional se quede con parte de sus ahorros previsionales.

Desde el Sindicato de Luz y Fuerza de Zárate reclamamos  la inmediata eliminación del  impuesto al salario, erróneamente denominado “Impuesto a las Ganancias”.

Así y en este mismo sentido nos sumaremos a toda estrategia que en común podamos llevar adelante, que responda a la derogación de ésta retención salarial.

Dicho esto, declaramos que apoyamos, junto a la FeTERA y otras organizaciones sociales y sindicales del país,  el Proyecto de Ley 5675-D-2022 presentado en la Cámara de Diputados de la Nación que modifica sustancialmente la ley de impuesto a las ganancias, y exceptúa de su pago a la mayoría de los trabajadores/as en relación de dependencia.

El proyecto estipula que sean eximidos los trabajadores/as que no superen cinco veces el valor de la Canasta Total, cuya cifra a agosto 2022 es equivalente a $ 641.070 mensuales.

Se exceptúa del cálculo para tributar a los siguientes rubros: antigüedad, zona desfavorable, adicionales por turno, horas extras, como así también las bonificaciones por productividad, gratificaciones o conceptos de similar naturaleza hasta el 40% de la ganancia no imponible para salarios que no superen 15 veces el valor del Salario Mínimo Vital Móvil, o sea para todos aquellos salarios que no superen $1.025.712,88.

Y finalmente, el proyecto exime del pago a todos los jubilados/as y pensionados/as.

En otro orden, estipula un aumento de las deducciones especiales incrementales, y busca reformar la tabla del artículo 94, que la dota de mayor progresividad.

Hoy, más que nunca, decimos que para que este Proyecto de Ley sea sancionado favorablemente, necesitaremos un alto grado de unidad, organización y participación de todos los trabajadores/ras.

Somos más de un millón de trabajadores/as afectados por éste injusto impuesto al salario.

Nos expresamos públicamente una vez más para que se termine con éste saqueo que afecta el salario de cada trabajador/a, porque si el fisco está buscando ganancia, podemos afirmar, que no está precisamente, en el sueldo de la clase obrera.

Sindicato de Luz y Fuerza de Zárate

Sin comentarios

Deja un comentario