“González Charvay no tiene interés de investigar el envenenamiento en ATUCHA”

En la conferencia de prensa realizada el martes 9 de noviembre, el Sindicato de Luz y Fuerza de Zárate dio detalles del sobreseimiento del tesorero de la entidad, Ramón Almirón. Los referentes sindicales apuntaron al Juez Federal de Campana como corresponsable de que no se sepa cómo el Secretario Adjunto y trabajador de ATUCHA, Damián Straschenco, fue envenenado con agua pesada contaminada del reactor nuclear en 2017.

“Este sobreseimiento de la justicia sobre Ramón Almirón ratifica todo lo que venimos denunciando hace cuatro años y la persecución que sufrimos. A partir de la apelación que hicimos en la justicia, la Cámara de San Martín nos da la razón”, afirmó Néstor Iparraguirre, Secretario General de Luz y Fuerza de Zárate. Y definió: “al ser sobreseído Ramón Almirón toda la causa se cae a pedazos”.

“La acusación de NASA y del juez no tiene ningún sentido. A mi hoy me están acusando de robo de material radiactivo, cuando la propia empresa y el juez aclararon en el fallo que yo no tenía acceso a ese material. Pero hoy me mantienen esa imputación”, explicó Straschenco. El dirigente fue insólitamente acusado de autoenvenenarse con altos niveles de radiación en esta causa totalmente irregular.

Durante la rueda de prensa realizada en la sede gremial, los dirigentes volvieron a exigir el cese a la persecución, que se terminen las causas laborales que el mismo juez lleva adelante -con acciones de reprochables a ilegales-, la reincorporación inmediata de Damián Strachenco a NASA, la restitución de las tareas habituales a Ramón Almirón y Gustavo Carriego –ambos sacados de planta sin sus labores diarias correspondientes-, y que los responsables reales de esta trama sean identificados y juzgados. Se advirtió que la federación nacional del sector, la FeTERA, analiza medidas gremiales.

 “Desde el principio, siempre dijimos que esto era una persecución sindical que tenía como finalidad desestabilizar al sindicato y destruir a los dirigentes que estaban trabajando en Nucleoeléctrica Argentina (NASA)”, añadió Iparraguirre.

Tras el sobreseimiento de Almirón dictado recientemente, se derrumba el eje de la causa que sostuvo sólo con la versión de la empresa Nucleoeléctrica Argentina (NASA, controlante de las centrales nucleares) el Juez Federal de Campana, Adrián González Charvay. “Hoy quiere cerrar la causa, no quiere investigar. Es evidente que es una causa política. Las causas que se inventaron durante el macrismo están cayendo una a una. Está quedando claro cuál fue la política de persecución de ese gobierno”, analizó Damián.

“Nosotros siempre fuimos claros sobre la responsabilidad política de esos tiempos y al directorio (de NASA) de esos tiempos, no por haber realizado el hecho, pero sí de haber direccionado la causa junto al juez González Charvay”, profundizó.

“Esperamos que la lógica instaurada en el poder judicial durante el gobierno de Mauricio Macri de lawfare también se termine en esta causa. Pareciera que el juez no quiere investigar más, no quiere saber más”, complementó el asesor legal, Marcos Kogan. Para el letrado, en el texto del sobreseimiento el juez Charvay “ha manifestado su parcialidad y sobreseyó a Almirón sólo por orden superior” de la Cámara.

“Desde el profundo dolor que pasaron las familias, las personas imputadas, que lo siguen siendo, merecemos saber la verdad. Sostenemos la inocencia de Damián y Ramón y queremos que se siga investigando para saber la verdad”, dijo.

Emocionado, el compañero Ramón Almirón remarcó que “fueron cuatro años muy duros de lucha donde nos acusaron a Damián y a mí. Este fallo me da mucha paz a mí y a mi familia que pasaron por todo esto”. También afirmó que “la hemos pasado muy mal, pero gracias a todos los compañeros y compañeras, a la familia, a los abogados, que se pusieron en nuestra piel”.

“Mi sobreseimiento no se da por el Juez Charvay, sino por el peritaje que la Cámara de San Martín exige, que es el que pedimos nosotros desde el primer momento y NASA y el juez nunca quiso darnos”, recordó el químico de ATUCHA, sindicado insólitamente como quien robó material radiactivo para que Straschenco se autoenvenenara.

Vale recordar que el informe de la ARN que advirtió no poder dar certezas sobre fecha y origen del agua encontrada en la botella personal de Straschenco, dio cuenta de la cantidad de elementos químicos del agua ingerida por el dirigente. En una toma, aquel 9 de mayo de 2017, incorporó casi siete veces la cantidad de radiación permitida en un año para quienes trabajan en zona de riesgo. Por lo que el daño a su salud tiene al día de hoy alcances desconocidos.

“Nosotros no tenemos permitido el ingreso al complejo de Atucha. Pero queremos el diálogo. Nosotros acá fuimos víctimas. Siento un gran desahogo de que me hayan sobreseído en la causa. En el momento del envenenamiento yo estaba en terapia intensiva. Igual me metieron y me acusaron. El motivo no lo sé. Esperamos que los nuevos directivos de NASA puedan poner sobre la mesa todo y ver que son todas mentiras. Vamos a seguir la lucha y apoyando a Damián”, finalizó Almirón.

Prensa del Sindicato de Luz y Fuerza de Zárate

Sin comentarios

Deja un comentario