Sobreseen a Almirón: se cae la fábula de NASA

El Juzgado Federal de Campana sobreseyó al Tesorero del Sindicato de Luz y Fuerza de Zárate, Ramón Almirón, en la causa que investiga el envenenamiento en Atucha. Habrá conferencia de prensa el martes desde las 11.00 horas en De la Torre 1760.

La convocatoria a medios y periodistas será desde las 10.30 horas con un desayuno para las y los trabajadores de prensa. Media hora después, iniciará la conferencia tanto de forma presencial como por las redes sociales del sindicato.

El sobreseimiento de Almirón se da en la causa penal que, insólitamente, tiene como querellante a Nucleoeléctrica Argentina S.A. (propiedad estatal, controlante de las centrales nucleares) contra él y el envenenado con agua pesada contaminada del reactor nuclear y Secretario Adjunto de nuestro sindicato, Damián Straschenco. Vale recordar que el 9 de mayo de 2017 al salir de su trabajo, a este último se le identificó una contaminación radiactiva en su cuerpo.

El trámite judicial en manos del Juez Federal de Campana, Adrián González Charvay, adquirió ribetes de ilegalidad, persecución y parcialidad manifiesta, que llevaron a que la víctima nunca aceptada como querellante sea puesta, por el relato empresario tomado como real por el poder judicial, como victimaria.

“Pese a todos los esfuerzos, cobra trascendencia que habiendo transcurrido más de cuatro años a partir de la denuncia que diera origen a estos actuados, no se ha podido comprobar que el agua sustraída haya sido extraída exclusivamente del Sistema Primario de Unidad I –lugar donde Almirón desarrollaba sus labores como químico de turno-, ni la fecha en la cual pudo haberse tomado la muestra de agua pesada ingerida por Straschecno”, dice el dictamen.

Cabe mencionar que Damián no tenía acceso al área restringida, por lo que se buscó a otro integrante del gremio con acceso para ‘sumar’ a la supuesta conspiración. Allí meten a Almirón en la causa por su carácter de químico, con argumentos insólitos, sindicándolo como quien robó el material nuclear.

En esta instancia, a pedido de la Cámara Federal de Apelaciones de San Martín, González Charvay a regañadientes terminó fallando lo que debió hace años: el sobreseimiento de Almirón por falta de pruebas para elevarlo a juicio. De este modo, la investigación judicial que se centró en que Straschenco era parte de una conspiración de sabotaje para robar material radiactivo e ingerirlo, se cae a pedazos.

 Si bien las explicaciones técnicas de la Autoridad Regulatoria Nuclear (ARN) que determinan esta conclusión son complejas para exponer en un breve texto, fundamentalmente su aporte pericial –que volteó la novelesca hipótesis empresaria y judicial- expone que no se puede definir con claridad el origen y antigüedad de la muestra de agua que bebió Straschenco. Ambas cosas son fundamentales, ya que Ramón no tenía acceso a ambas plantas y, previamente al suceso, había estado de licencia.

Apartado especial merece que el informe de la ARN da cuenta de la cantidad de elementos químicos del agua ingerida por Straschenco, quien en una toma incorporó casi siete veces la cantidad de radiación permitida en un año para quienes trabajan en zona de riesgo. Por lo que el daño a su salud tiene al día de hoy alcances desconocidos.

Finalmente, es necesario tener presente que Straschenco fue ilegalmente desaforado y despedido en una causa laboral que lleva adelante el mismo juez, González Charvay, por lo que se exige su inmediata reincorporación y el cese a las persecuciones. Y que, en estos momentos, se intenta la misma maniobra con Almirón, sobre quien cualquier acto de desafuero sería parte de la misma estrategia empresarial y judicial de persecución política.

Prensa del Sindicato de Luz y Fuerza de Zárate

Sin comentarios

Deja un comentario